+506 6422-2692
Es muy importante que el donante y el receptor tenga una compatibilidad de tejido casi perfecta para evitar el rechazo del injerto. El rechazo del injerto ocurre cuando el sistema inmunitario del receptor reconoce las células del donante como extrañas y trata de destruirlas como si fueran bacterias o virus. El rechazo del injerto puede resultar en una falla del trasplante, pero es poco común cuando el donante y el receptor son bien compatibles.

Un problema común se presenta cuando las células madre del donante producen sus propias células inmunitarias, las células nuevas pueden considerar a las células del paciente como extrañas y atacar a su nuevo “hogar”. A esto se le conoce como enfermedad de injerto contra huésped (refiérase a Efectos secundarios del trasplante de células madre para obtener más información al respecto). Las nuevas células madre injertadas atacan el cuerpo de la persona que recibió el trasplante. Esta es otra razón por la que encontrar un donante con la mayor compatibilidad posible es tan importante.
Muchos factores determinan cómo el sistema inmunitario reconoce la diferencia entre lo propio y lo ajeno, pero el factor más importante para los trasplantes es el sistema de antígenos leucocitarios humanos (HLA, por sus siglas en inglés). Los antígenos leucocitarios humanos son proteínas que se encuentran en la superficie de la mayoría de las células. Estos forman el tipo de tejido de una persona, el cual es distinto del tipo de sangre de la misma.

Cada persona tiene un número de pares de antígenos HLA. Los heredamos de nuestros dos padres y, a su vez, los pasamos a nuestros hijos. Los médicos tratan de compatibilizar estos antígenos encontrando un donante para la persona que recibe un trasplante de células madre.

La compatibilidad HLA entre el donante y el receptor tiene un papel muy importante en determinar si el trasplante funcionará. La mejor compatibilidad ocurre cuando todos los seis antígenos HLA principales son iguales (una compatibilidad 6 de 6). Las personas con estas compatibilidades tienen una probabilidad menor de padecer enfermedad de injerto contra huésped, rechazo de injerto, presentar un sistema inmunitario debilitado y contraer infecciones graves. Para los trasplantes de células madre de médula ósea y de sangre periférica, a veces se usa un donante con un solo antígeno que no es compatible; una compatibilidad 5 de 6. Para el éxito con los trasplantes de sangre del cordón umbilical, una compatibilidad HLA perfecta al parecer no es tan importante, e incluso una muestra con un par de antígenos no compatibles puede ser aceptable.

Los médicos continúan encontrando mejores maneras de compatibilizar donantes. En la actualidad, se pueden necesitar menos pruebas entre hermanos, dado que sus células varían menos que las de un donante no emparentado. Sin embargo, para reducir el riesgo de tipos no compatibles entre donantes no emparentados, se pueden hacer pruebas a más de los 6 antígenos HLA. Por ejemplo, a menudo los médicos procuran obtener una compatibilidad de 10 de 10. Algunos centros en los que se realizan trasplantes ahora requieren una compatibilidad de alta resolución, en la cual se hace un análisis más profundo de los tipos de tejido y permiten una compatibilidad HLA más específica.
Existen miles de distintas combinaciones de HLA posibles entre los tipos de tejidos. Esto puede dificultar encontrar un donante perfectamente compatible. Los antígenos HLA son heredados de ambos padres. Si es posible, la búsqueda del donante por lo general comienza con los hermanos(as) que tengan el mismo padre y la misma madre que el paciente. La probabilidad de que algún hermano presente una compatibilidad perfecta (esto es, que ambos hayan recibido el mismo conjunto de antígenos de HLA de cada padre) es de 1 en 4.

Si no se consigue una buena compatibilidad con un hermano, la búsqueda podría entonces continuar con los familiares con los que hay menos posibilidades de obtener una buena compatibilidad: padres, medios hermanos y familia lejana como tías, tíos o primos. (Los cónyuges no tienen más probabilidad de ser más compatibles que las otras personas que no están emparentadas). Si no se encuentra ningún familiar sanguíneo con una compatibilidad cercana, el equipo especializado en trasplantes extiende la búsqueda a la población general.

Aunque parezca difícil, es posible encontrar una persona extraña que sea altamente compatible. Para ayudar con este proceso, el equipo usará registros de trasplantes, como los que se enumeran aquí. Los registros funcionan como una conexión entre pacientes y donantes voluntarios. Pueden localizar y lograr acceso a millones de posibles donantes y cientos de miles de unidades de sangre de cordón umbilical.

Las probabilidades de encontrar un donante compatible sin parentesco mejoran cada año, a medida que se registran más voluntarios. Hoy en día, aproximadamente la mitad de las personas de raza blanca que necesitan un trasplante de células madre pueden encontrar un donante compatible perfecto entre donantes no emparentados. Esto se reduce a alrededor de 1 de cada 10 personas en otros grupos étnicos, principalmente porque sus tipos HLA son más diversos y tienen menos probabilidad de participar en los registros de donantes. También hay otros registros internacionales disponibles, dependiendo del tipo de tejido de la persona. Algunas veces, las mejores compatibilidades se encuentran en personas con un origen racial o étnico similar. Encontrar un donante sin parentesco puede tomar meses, aunque la opción de sangre del cordón umbilical puede que demore un poco menos. Encontrar una compatibilidad única puede requerir la consulta de millones de archivos.

Ahora que los centros que hacen trasplantes emplean a menudo pruebas de alta resolución, la compatibilidad se vuelve más compleja. Encontrar compatibilidades perfectas 10 de 10 a este nivel resulta mucho más difícil. Pero los equipos especializados en trasplantes están mejorando en cuanto a determinar los tipos de incompatibilidad con los que es posible hacer donaciones en función de cada caso en particular, es decir, qué antígenos no compatibles son menos propensos a afectar el éxito del trasplante y la supervivencia del paciente.

Hay que tener en consideración que hay etapas para este proceso, pues puede que haya varias opciones compatibles que luzcan prometedoras, pero que no funcionen como se esperaba. El equipo a cargo de los registros continuará la búsqueda por la mejor compatibilidad posible para usted. Si su equipo encuentra a un donante adulto a través de un registro para trasplantes, el personal del registro se pondrá en contacto con el donante para llevar a cabo las pruebas finales y la donación. Si su equipo encuentra compatibilidad con una unidad de sangre del cordón umbilical, el personal del registro enviará dicha sangre al centro de trasplantes del paciente.