Yo soy Hazel Annette Solano Umaña y me gustaría contarte un poco de mi historia de vida. Nací el 12 de marzo del 2007, en Turrialba lugar donde hasta el día de hoy sigo viviendo, cundo cumplí los 2 meses de edad, en una cita de “niño sano” el medico de mi Ebais noto algo extraño, por lo que decidió realizarme algunos exámenes de sangre, donde mi hemoglobina salió muy baja, y por lo que fui referida de inmediato al Hospital Dr. William Allen Tylor de Turrialba, y de allí al Hospital Nacional de Niños, donde fui diagnosticada, con tan solo 2 meses, con Beta Talasemia Mayor, una enfermedad causada por una anomalía en las células sanguíneas, que da como resultado células defectuosas que son destruidas por el mismo organismo, dando niveles más bajos de los que debería de dichas células, en otras palabras una anemia crónica sebera. Quizás esta no sea la mejor explicación, pero así es como yo la entiendo.

Para esta enfermedad no se conoce cura, y para lograr vivir con un poco de normalidad debía estar sometiéndome a constantes transfusiones de sangre, pero estas no son gratis, traen consigo un sinfín de efectos secundarios, pero al menos me mantenía con vida. Luego de 10 años de estar luchando con mi enfermedad, las transfusiones no tenían ningún efecto en mi organismo, por lo que ya no tenía muchas opciones para seguir con vida.

En el 2016, gracias al equipo médico de la unidad de hematología del HNN, especialmente al Dr. Danny Ugalde, nace una nueva esperanza de vida para mí, esta consiste en un trasplante de medula ósea, como posible tratamiento alternativo para mi enfermedad. Luego de determinar, mediante pruebas de compatibilidad, que mi hermano y yo somos 100% compatibles fuimos seleccionados, de entre varios casos, para realizar el que sería el PRIMER Trasplante de Medula Ósea en una paciente de Betatalasemia Mayor en Costa Rica. ¿Lo pueden creer? algo que en otros países lleva realizándose ya años, en Costa Rica se realizó apenas en 2017, más específicamente el 05 de diciembre de ese año.

Luego de someternos a este proceso, el cual fue exitoso, aunque fue necesario hacer el trasplante dos veces, ya no dependo de las transfusiones de sangre para seguir con vida y mi calidad de vida se vio mejorada en gran medida. Pero soy consciente de que muy pocas personas pueden tener acceso a esta alternativa de tratamiento, de mi enfermedad y otras similares, ya que no todos cuentan con un miembro de su núcleo familiar compatible, y aun menos al 100%.

De ahí es que iniciativas como la de la Fundación Sonríe Conmigo tienen una importancia sumamente alta, ya que daría a muchas más personas la posibilidad de someterse a estos procesos y mejorar su calidad de vida.

Al día de hoy en mi expediente médico sigo siendo Talasemica Mayor, pero mi corazón sabe que ya estoy sana y más fuerte que nunca. Aun debo seguir un estricto control en el Hospital de Niños, pero es un muy bajo precio comparado con el milagro de mi vida nueva. Espero que mi historia te pueda dar esperanza, si estas pasando por una situación similar, o que te ayude a conocer más acerca de la importancia de las fundaciones como Sonríe Conmigo.

Te deseo todo lo mejor en tu vida. ¡Adiós!


 

Ponte en contacto con la
Fundación Sonríe Conmigo

Ya sea que deseas realizar una donación, o estés buscando más información sobre trasplantes de médula ósea; completa el Formulario y uno de nuestros representantes se pondrá en contacto contigo muy pronto.

Solicitar más Información